¡Con coma, por favor!

Entre los personajes del mundo hispano que contribuyen a exportar la lengua española encontramos mujeres y hombres procedentes del mundo del arte (por ejemplo, Frida Kahlo o Salvador Dalí), de la literatura (tales como Cervantes o García Márquez), de la música (pensemos en Shakira) o del cine (Penélope Cruz, por ejemplo). Por ello, es frecuente ver referencias a ellos en los manuales de español, ya sea para introducir contenidos lingüísticos, ya sea para presentar contenidos culturales.

Sin embargo, los países hispanohablantes no solo están bien representados por personajes procedentes de dichas disciplinas, sino que la nómina se amplía a sectores como la cocina, la investigación científica y, por supuesto, el deporte.

Pues bien, en relación con este último ámbito, no podemos dejar de hablar del tenista español Rafa Nadal, quien hace unos días anunció un parón ⏸️ en la competición oficial con el fin de recuperarse completamente de su lesión y volver a ser competitivo en 2024 ⏯️.

Nadal es un abanderado del deporte español (y de hecho, lo es literalmente, ya que fue el encargado de portar la bandera de España en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Río 2016) y uno de nuestros mejores embajadores. Y ese aprecio que se le tiene se manifiesta con frecuencia en un grito de guerra popularizado no solo entre la afición que asiste a los torneos, sino también en el periodismo deportivo: ¡Vamos, Rafa!

Sin embargo, en ocasiones (bueno, en realidad, en muchas ocasiones) nos encontramos con que a ese mensaje de ánimo, cuando es reproducido en prensa escrita, le falta algo: la coma. Y es que ese grito de guerra debe escribirse con coma. ¡Con coma vocativa, por favor!

Así es como debemos escribir cuando nos dirigimos de manera expresa a alguien, ya sea para darle ánimos o para hacerle algún reproche. Es decir, desde el ¡Vamos, Rafa! al que nos hemos referido hasta el viral ¿Qué mirás, bobo? con el que Leo Messi se dirigía a un futbolista neerlandés tras un caldeado partido entre Argentina y Países Bajos durante el pasado Mundial de fútbol ⚽️.

En ambos casos, por muy opuestos que sean los mensajes, debemos usar la coma vocativa.

Podemos decir que los signos de puntuación son los grandes olvidados de la ortografía española. Nos esforzamos en poner las tildes, tratamos de usar correctamente la g y la j, advertimos sobre los peligros de confundir a ver y haber ☝️, nos enzarzamos en peleas (lingüísticas, eso sí) acerca de la tilde en solo…, pero nos olvidamos del punto y coma, los dos puntos, el guion y, por supuesto, de la pobre coma.

Por eso, te dejamos una infografía en la que se indican varios casos (aunque no todos) en los que debemos usar la coma, con el fin de mejorar nuestra expresión escrita, evitar enunciados ambiguos, estructurar mejor nuestro discurso y, por supuesto, animar a nuestros estudiantes con un alentador ¡Vamos!

¿Hay alguien ahí?

En 1977 las sondas espaciales Voyager 1 y 2 🛰 fueron lanzadas al espacio con un contenido muy especial: un

Entradas relacionadas

¿Hay alguien ahí?

En 1977 las sondas espaciales Voyager 1 y 2 🛰 fueron lanzadas al espacio con un contenido muy especial: un

El arca del español

Si tienes estudiantes que están en la edad del pavo 🦃, te habrás fijado en que hay momentos en los

Tu escuela de español en Santiago te espera.

Porque con idiomas, siempre estás en casa.

Cursos generales

Aprende español a tu ritmo mientras descubres Santiago de Compostela, su cultura y sus costumbres.

Cursos para profesores

Haz que tus clases de español sean más útiles, fluidas y memorables para tus alumnos.

Cursos para grupos

Trae a tus alumnos a una inmersión lingüística que querrán repetir una y otra vez.

¿Nos vemos en las redes?

Hay mundo más allá de los selfies y las fotos de gatitos. No te pierdas los consejos para aprender español que solo compartimos por nuestras redes sociales.

es_ESES